Codesin/Redacción

Recientemente fue anunciado por Caxxor, conglomerado mexicano con presencia internacional, el Corredor T – MEC, obra logística que conectará a Mazatlán con Winnipeg, Canadá, e integrará a Norteamérica a través del desarrollo de varios proyectos de infraestructura, entre ellos la creación de un ferrocarril que conecte al destino sinaloense con Durango y la construcción de un nuevo puerto de carga.

 

Javier Lizárraga Mercado, Secretario de Economía de Sinaloa, menciona que este proyecto se logra después de gestionar y promocionar ante el Gobierno Federal e inversionistas privados, la importancia de dotar con infraestructura logística a Mazatlán, y considera que viene a confirmar a Mazatlán como una de las ciudades con mayor empuje económico a nivel nacional.

 

Recuerda que la autopista Mazatlán – Durango representó un antes y un después, y aunado al Tianguis Turístico llevado a cabo en 2018, detonó el turismo en el puerto, que es hoy uno de los destinos más importantes del país.

 

“Tenemos un destino turístico muy diferenciado, después de tener un destino muy obsoleto- menciona el secretario- y añade que esto es gracias también a las inversiones públicas hechas en el centro histórico, el malecón, el parque central donde se invierten 1300 millones de pesos en el que va a ser uno de los mejores acuarios del país, y la renovación de calzadas. “Los números de la inversión privada registrada no mienten, llevamos en 3 años 9 meses de administración 103 mil millones de pesos, de los cuales el 38% se ha invertido en Mazatlán”, indica.

 

Sin embargo, añade el secretario, la autopista Mazatlán – Durango, de la que se esperaba reforzara la conectividad logística y productiva del noroeste del país, no ha podido ser una alternativa para lograr este fin. “La realidad es que la carretera no fue lo que nosotros pensábamos en cuanto a la carga, la carretera no fue competitiva en cuanto a costos para ayudar al puerto; (así que) un viejo anhelo es romper la Sierra Madre Occidental para hacer un ferrocarril para llegar a Durango, que lo retomó el presidente Miguel Alemán, y se avanzó, pero solo en el firme, solo en las mesetas. Se necesita un ferrocarril de doble estiba, y hablamos de una inversión muy significativa, por eso buscamos que fuera un proyecto de inversión privada”, explica.

 

Añade que un puerto de carga difícilmente congenia con un destino turístico, y que el puerto de Mazatlán tiene ya muy pocas posibilidades de expandirse y crecer pues ya está prácticamente absorbido por la ciudad.

 

Debido a estos retos y con el objetivo de lograr un equilibrio entre el crecimiento de Mazatlán como destino turístico con su vocación de conexión logística, en el 2019 la Secretaría de Economía de Sinaloa se dio a la tarea de presentar un proyecto que contemplaba ambas obras: una conexión ferroviaria con Durango y la construcción de un nuevo puerto.

 

Lizárraga asegura que la propuesta fue muy bien recibida en un inicio por el Gobierno Federal. “Tuvimos mucha química, principalmente con Presidencia de la República, con quien finalmente se llegó a la conclusión de que no era posible generar un nuevo puerto dentro de la ciudad, por lo que se debía hacer un nuevo puerto de última generación, moderno, con plataformas sobre el mar, para buscar la profundidad que se requiere, pues en Mazatlán por años se ha hablado de un reordenamiento portuario y de dragar el canal, porque tenemos serios problemas para dar profundidad para recibir barcos de gran calado”.

 

Menciona que el proyecto fue palomeado por las embajadas americana y canadiense, por lo que se tiene a los dos países apoyando el proyecto, y recientemente Grupo Carxxo, atraído por la propuesta, anunció el corredor T-Mec, como proyecto estrella. “No son principiantes en esto, ya tienen inversiones en puerto Chiapas y en Colombia, con las características de este proyecto: con puerto nuevo y ferrocarril de carga”, asegura.

 

Lizárraga Mercado comenta que el nuevo puerto será una nueva plataforma hacia el mar que podrá manejar en un principio 4 millones de TEUS (unidad con la que se miden las cargas marítimas), con probabilidad de extenderse hasta 8 millones. Capacidad mayor a la total manejada en conjunto por los principales puertos del país, para convertirse en el más importante a nivel nacional.

 

Agrega que Grupo Carxxo ya tiene el pre proyecto y será este mes de enero de 2021 cuando presente el plan maestro, un proyecto integral de 3 mil 300 MDD, donde Sinaloa recibiría 1 mil millones de dólares para el puerto, 600 MDD para 87 km de vías férreas nuevas, y un nuevo astillero con un costo aproximado de 300 MDD.

 

El Corredor T – MEC y sus obras de infraestructura, armonizan con el Mzt Aerospace Park, atraído por CIT Sinaloa, el cual será el primer parque del país que tendrá pista propia.  Al respecto Javier Lizárraga refiere que en Colombia Grupo Carxxo tuvo que construir un parque aeroespacial, y aquí ya existía, lo que ayudó a que la inversión se concretara, y que el conglomerado utilizará para sus operaciones.

 

Ante el término de esta administración de gobierno estatal, explica que lograr la continuidad del proyecto a través de los cambios de administración, fue otras de las razones por las que se buscó el aval de Gobierno Federal, pero sobre todo que fuera un proyecto de inversión privada.

 

Además del proyecto ferroviario hacia Durango y el nuevo puerto, el Corredor T – MEC contempla otras iniciativas logísticas en los estados de Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas y Chihuahua, y lograr la integración de 10 estados en México en la región norte y sur del país, con lo cual se pretende una mayor conexión con la costa Este de Estados Unidos y los centros logísticos canadienses, así como con mercados en Centro, Sudamérica y Asia.